EL PLACER DE PENSAR – 45 - « PLANO CREATIVO

FUENTE : EL PLACER DE PENSAR – 45 - « PLANO CREATIVO:

Alejandro Jodorowsky: En este período donde en muchos países se preparan las elecciones para designar a un nuevo Presidente, creo que sería útil a aquellos que votan leer esta fábula:

Por causa de la incapacidad y la corrupción de sus funcionarios, aquel país estaba al borde de la hambruna. El descontento era general. Para evitar una revolución que – a pesar de que sería sojuzgada porque el ejército estaba equipado con las mejores armas- ensangrentaría al país disminuyendo peligrosamente la mano de obra, el Rey decidió visitar a sus cadavéricos súbditos. Los mejores publicistas prepararon una campaña con frases impresionantes: “¡Si yo lo digo, es porque usted lo piensa!” “¡Piense bien, trabaje bien y yo actuaré justo!”, etc… Sus carteles contaban con dibujos tales como manos reales abiertas desparramando trigo, o un monarca vestido de futbolista pateando una pelota en la que decía “miseria”… La propaganda despertó fe y esperanza. Las ciudades se engalanaron de banderolas con la efigie del Rey, sonriente. Los campesinos pintaron de colores encendidos las maderas podridas de las chozas que estaban al borde del camino por donde pasaría la comitiva real. ¡Y llegó el gran momento! El pueblo se aglomeró frente al estrado portátil. El monarca alzó una mano y con aire severo preguntó: “¿Cuánto ganáis al día?” Los campesinos respondieron a coro: “¡Un sueldo miserable: cuatro pesos en la mañana, al comenzar el trabajo, y tres pesos en la noche, al terminar la atroz jornada!” El Rey exclamó: “¡Eso es una injusticia! ¡Desde hoy todo trabajador ganará al comenzar su tarea, la suma de tres pesos, y al terminarla, como justo premio a su labor, se le aumentará el salario a cuatro pesos!” La multitud estalló en ovaciones y el país se calmó… hasta que llegó la hambruna.

Algunos mandatarios desean mantenerse en el poder sin importarles dar soluciones verdaderas. El pueblo se se deja engañar por cambios aparatosos que sólo son formales, y los problemas, bajo optimistas campañas, siguen madurando hasta que llega el momento en que la cruel realidad aparece, implacable. ¡Tiene tanta culpa el que se deja engañar como el que engaña!.


"- Enviado mediante la barra Google"

0 comentarios:

:)